OBSERVATORIO DE VIOLENCIA MACHISTA

POLÍTICAS PUBLICAS EN VIOLENCIA MACHISTA

Las actuaciones de los poderes públicos en materia de violencia machista tienen que dirigirse hacia 3 ejes: la prevención, la atención y la reparación.

El diseño, seguimiento y evaluación de estas actuaciones debe hacerse:

  • Con una mirada integral, coherente y coordinada.
  • Con un enfoque feminista e interseccional. Las experiencias de vida de mujeres y niñas son complejas y diversas y los procesos para acompañarlas deben hacerse desde su empoderamiento (individual y colectivo) y adaptado a sus necesidades.
  • Con la garantía en todo momento del derecho a la reparación del daño sufrido.

SEGUIMIENTO DE RECOMENDACIONES

Descargar PDF Seguimiento de recomendaciones (PDF, 597 KB)

RECURSOS DE ACTUACIÓN

Aquí puedes consultar información sobre los instrumentos y actuaciones con los que cuenta cada municipio para trabajar en la igualdad de mujeres y hombres y prevenir, atender y reparar la violencia machista.

Ver recursos por ámbito

GUÍAS Y BUENAS PRÁCTICAS

REPARACIÓN

Actuar en un caso de violencia machista deben incluir también la reparación del daño sufrido por la víctima.

Una mujer víctima de violencia machista, además del físico y el psicológico ocasionado, sufre otros daños que afectan a su dignidad, dolor, estrés, bienestar emocional… A ello se suma el perder oportunidades de empleo, pensiones, educación, capacidad para conseguir ingresos, deterioro de su desarrollo profesional, gastos (jurídicos, médicos, psicológicos…).

El impacto en las vidas de las mujeres supervivientes es enorme y ese daño debe, en la medida de lo posible ser reparado, por parte de las instituciones y de los agentes sociales. Por eso, es necesario ofrecer medidas de:

Restitución:
Devolución de los derechos vulnerados (negados, quitados) teniendo en cuenta las secuelas de la violencia y desde el empoderamiento a las víctimas.
Indemnización:
Compensación a la víctima por daños sufridos (morales, económicos, pérdida de oportunidades laborales, gastos de profesionales médicos, jurídicos, etc.)
Recuperación:
Garantía de que la víctima pueda tener una recuperación física, psíquica y social a través de los recursos de atención (acceso a una justicia rápida y gratuita y a profesionales de la salud, psicología, abogacía…)
Satisfacción:
Dar voz y credibilidad a las víctimas. Reconocer las estrategias de resiliencia de las víctimas. Restablecer la dignidad de ellas. Visibilizar públicamente el apoyo a las víctimas.
Garantía de no repetición:
Adopción de medidas para que agresor o agresores no repitan sus actos. Por ejemplo, un cambio de puesto o despido. Además de las medidas de protección necesarias y efectivas para las víctimas.

PREVENCIÓN

En materia de prevención, las actuaciones públicas deben ir dirigidas a crear procesos que permitan:

  • Identificar y tomar conciencia de la violencia machista en su forma más sutil y normalizada.
  • Cambiar las estructuras y los símbolos que hacen que la violencia machista continúe.

ATENCIÓN

Ofrecer una respuesta satisfactoria a las mujeres víctimas sobrevivientes de la violencia machista, desde una atención integral, feminista e interseccional depende de:

  • recursos adecuados y de calidad
  • preparación de profesionales en contacto con las víctimas y
  • coordinación entre los servicios que participan en la intervención.