saltar al contenido

Logo de la Diputación
 
 

Estás en:

Gure Gida

Información


www.bizkaia.eus/guregida


Instrucción de la Dirección Nº Identificación: 900003504

Seguro de amortización de préstamos.

Las entidades financieras acostumbran a incluir seguros de vida en las condiciones de concesión de los préstamos hipotecarios que otorgan, en los que el tomador y asegurado es el prestatario, y el beneficiario es la propia entidad de crédito. Normalmente, estos seguros cubren las contingencias de fallecimiento e invalidez de los prestatarios.

La disposición adicional trigésima primera de la Norma Foral 13/2013, de 5 de diciembre, indica que las rentas derivadas de la prestación por la contingencia de incapacidad percibida por el acreedor hipotecario, como beneficiario de la misma (siempre que se trate de una entidad de crédito, u otra entidad que, de manera profesional, realice la actividad de concesión de préstamos o créditos hipotecarios), con la obligación de amortizar total o parcialmente la deuda hipotecaria del contribuyente, tendrán el mismo tratamiento fiscal que si el beneficiario hubiera sido el propio contribuyente.

De modo que, cumplidos los requisitos anteriores, la cancelación de la deuda del contribuyente no dará lugar a ninguna ganancia patrimonial para este último, sino a un rendimiento del capital mobiliario derivado de un contrato de seguro de vida o invalidez, no sujeto a retención.

En consecuencia, el contribuyente podrá aplicar la exención regulada en el artículo 9.7 de la Norma Foral 13/2013, de 5 de diciembre, si cumple los demás requisitos exigidos para ello.

En estos supuestos, si el contribuyente solicitó el préstamo hipotecario para financiar la compra de su vivienda habitual, podrá aplicar la deducción regulada en el artículo 87 de la Norma Foral 13/2013, de 5 de diciembre, sobre el importe amortizado, en las condiciones y con los límites establecidos en dicho precepto.

En caso de acaecimiento de la contingencia de fallecimiento, el prestatario obtiene una ganancia patrimonial por la que no deberá tributar, conforme a lo dispuesto en el artículo 41.2 b) de la Norma Foral 13/2013, de 5 de diciembre. Por su parte, los herederos del fallecido no tendrán que incluir deuda alguna en el caudal relicto, puesto que la misma habrá sido cancelada mediante el pago realizado por la entidad aseguradora a la entidad de crédito. Adicionalmente, en la medida en que no hay ni tributación ni pago por parte del contribuyente, éste no podrá practicar deducción por inversión en vivienda habitual alguna por este motivo.

Más información

Páginas relacionadas

Resto de supuestos

Volver