saltar al contenido

Logo de la Diputación
 
 

Estás en:

Gure Gida

Información


www.bizkaia.eus/guregida


Consultas Nº Identificación: 900006692

Tributación de las indemnizaciones que recibe el arrendador por parte del arrendatario, cuando este rescinde el contrato sin preaviso.

En el supuesto planteado, se pregunta por la tributación correspondiente a las cantidades a percibir por el consultante como compensación por la resolución unilateral del contrato de arrendamiento de dos locales de su propiedad por parte del arrendatario, las cuales tendrán la consideración de rendimientos del capital inmobiliario para él (para el consultante), de conformidad con lo previsto en los artículos 29 y 30 de la NFIRPF, arriba transcritos.

Consecuentemente las referidas cantidades quedarán sometidas a tributación en el Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas, al no encontrarse amparadas por ningún supuesto de no sujeción, ni de exención de los regulados en los artículos 8 y 9 de la NFIRPF, respectivamente.

Adicionalmente, los importes a recibir por el compareciente no se encuentran incluidos entre los rendimientos calificados reglamentariamente como obtenidos de forma notoriamente irregular en el tiempo (artículo 39.1 del RIRPF). En particular, no se trata de indemnizaciones percibidas del arrendatario por daños o desperfectos en el inmueble (letra b) del artículo 39.1 del RIRPF), sino por la resolución unilateral del contrato de arrendamiento.

No obstante, en lo que respecta a la indemnización por incumplimiento del plazo de vigencia del contrato, esta Dirección General entiende que la misma tiene un período de generación superior a cinco años, puesto que la misma viene a compensar al consultante por la pérdida de los rendimientos que, de otro modo, habría obtenido durante el tiempo que restaba hasta la conclusión del contrato inicialmente suscrito (es decir, durante los 12 años y 8 meses siguientes). Además, todo parece indicar que no se trata de una renta obtenida por su beneficiario de forma periódica o recurrente.

Sin embargo, esta conclusión no resulta aplicable a la indemnización derivada del incumplimiento del plazo de preaviso, la cual no puede ser considerada como un rendimiento con un período de generación superior a dos años, dado que el derecho a su percepción surge con motivo de la resolución del contrato de arrendamiento, sin que exista ningún período temporal con el que pueda quedar vinculada.

Por todo ello, el consultante podrá aplicar el porcentaje de integración del 50%, previsto en el artículo 30.3 de la NFIRPF, sobre el importe correspondiente a la indemnización por incumplimiento del período de vigencia del contrato, con un máximo de 300.000 euros anuales. Mientras que la otra indemnización por la que pregunta (relativa al incumplimiento del plazo de preaviso), quedará íntegramente sometida al Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas, como un rendimiento del capital inmobiliario más.

Enlaces

Consulta completa

Volver