saltar al contenido

Logo de la Diputación
 
 

Estás en:

Gure Gida

Información


www.bizkaia.eus/guregida


Instrucción de la Dirección Nº Identificación: 900006628

Artículo 57.2 k) de la Norma Foral 13/2013, de 5 de diciembre. Pérdidas derivadas de créditos vencidos y no cobrados.

Los créditos impagados dan lugar a una pérdida patrimonial (de la base general) para el acreedor, cuando resulten definitivamente incobrables, de modo que la pérdida tenga carácter definitivo. Lo que ocurrirá cuando, una vez agotados todos los cauces razonablemente oportunos para el cobro de las cantidades adeudadas, no sea posible conseguir su abono.

A estos efectos, el artículo 57.2 k) de la Norma Foral 13/2013, de 5 de diciembre, especifica que las pérdidas patrimoniales derivadas de créditos vencidos y no cobrados podrán ser imputadas al período impositivo en el que se dé alguna de las siguientes circunstancias:

  1. Que se cumpla el plazo de un año desde el inicio de un procedimiento judicial, distinto de los de concurso, que tenga por objeto la ejecución del crédito sin que el mismo haya sido satisfecho. En el caso de procedimientos judiciales iniciados con anterioridad al 1 de enero de 2016, ha de transcurrir un año desde esa fecha (disposición transitoria trigésima segunda de la Norma Foral 13/2013, de 5 de diciembre).
  2. Que adquiera eficacia una quita establecida en un acuerdo de refinanciación judicialmente homologable a los que se refiere el artículo 71 bis y la disposición adicional cuarta de la Ley 22/2003, de 9 de julio, Concursal, o en un acuerdo extrajudicial de pagos a los cuales se refiere el Título X de la misma Ley.
  3. Que, encontrándose el deudor en situación de concurso, adquiera eficacia el convenio en el que se acuerde una quita en el importe del crédito conforme a lo dispuesto en el artículo 133 de la Ley 22/2003, de 9 de julio, Concursal, en cuyo caso la pérdida se computará por la cuantía de la quita. En otro caso, que concluya el procedimiento concursal sin que se hubiera satisfecho el crédito, salvo cuando se acuerde la conclusión del mismo por las causas a las que se refieren los números 1.º, 4.º y 5.º del artículo 176.1 de la Ley 22/2003, de 9 de julio, Concursal.

    En cualquier caso, si, posteriormente, se cobra el crédito, debe imputarse una ganancia patrimonial, por el importe cobrado, en la base imponible general de ese período impositivo.

De igual modo, los supuestos de pago de deudas como avalista o fiador, el contribuyente obtiene una pérdida patrimonial (de la base general), en el momento en el que queden jurídicamente agotadas todas las posibilidades que tiene de repercutir dicho pago sobre el deudor avalado o afianzado, para lo cual resultarán aplicables los criterios establecidos en los números 1) a 3) anteriores. De manera que, en estos casos, la pérdida patrimonial no se produce cuando el avalista o fiador satisface el importe de la deuda, sino cuando deviene fallido el crédito que adquiere contra el deudor por este motivo, tras agotar todas las posibilidades que ostenta de repercutir sobre él la cantidad total abonada en su condición de garante.

Más información

Páginas relacionadas

Resto de supuestos

Volver