saltar al contenido

Logo de la Diputación
 
 

Estás en:

Gure Gida

Información


www.bizkaia.eus/guregida


Consultas Nº Identificación: 900006151

Una comunidad de bienes desea transformar un local en trasteros contratando para ello a una empresa, para luego venderlos. Desea conocer: 1) Si debe darse de alta en el IAE, por la actividad de venta de trasteros. 2) Para calcular la ganancia patrimonial derivada de la transmisión de los trasteros, deberá tenerse en cuenta, como mayor valor de adquisición de los mismos, el importe correspondiente a las obras de acondicionamiento del local en trasteros.

IMPUESTO SOBRE ACTIVIDADES ECONOMICAS

La comunidad de bienes consultante tendrá la consideración de sujeto pasivo del Impuesto sobre Actividades Económicas, y estará obligada a figurar de alta en las rúbricas correspondientes a todas y cada una de las actividades que realice, en la medida en que supongan la ordenación por su cuenta de medios de producción y/o de recursos humanos con la finalidad de intervenir en la producción o distribución de bienes o servicios.

Concretamente en el epígrafe 833.2 ("Promoción de edificaciones") de la Sección Primera de las Tarifas del Impuesto sobre Actividades Económicas.

IMPUESTO SOBRE LA RENTA DE LAS PERSONAS FISICAS

La renta derivada de la transmisión de los trasteros recibirá el tratamiento de ganancia o pérdida patrimonial a título oneroso, en la medida en que la transformación del local en los referidos trasteros para su posterior enajenación constituya una operación puntual llevada a cabo por la comunidad compareciente, que no se enmarque en el desarrollo de una actividad continuada de compra de inmuebles para su transformación y posterior venta, ni en el de cualquier otra.

Para fijar el valor de adquisición de los trasteros resultantes de las obras a realizar en el local, se deberá partir del precio abonado en su momento por la finca matriz, o de su valor de adquisición en esa fecha, el cual tendrá que ser distribuido entre los citados trasteros, atendiendo al valor real en aquel momento (al momento de la adquisición) de la parte del inmueble original constitutiva de cada uno de ellos. De modo que, si en la escritura de adquisición originaria se consignó un precio o un valor de adquisición global por todo el inmueble, habrá que tener en cuenta la parte del mismo imputable a cada uno de los trasteros resultantes, así como los gastos y tributos inherentes a la compra o a la adquisición, proporcionalmente asignable a los mismos.

Las cantidades correspondientes a las obras de transformación del inmueble tendrán la consideración de mejora y, en consecuencia, de mayor valor de adquisición de los trasteros resultantes. Por tanto, de cara a su posterior transmisión, deberá tenerse en cuenta el importe de las obras de transformación atribuible a cada trastero, así como la parte de los costes comunes de las mismas que proporcionalmente les corresponda. Del mismo modo, los gastos y tributos relacionados con la obra, con la declaración de obra nueva, etc., también tendrán la consideración de mayor valor de adquisición de los repetidos trasteros, en la parte que proporcionalmente le resulte imputable a cada uno. Todos estos valores y sus fechas se tendrán en cuenta a la hora de aplicar los coeficientes de actualización a que se refiere el artículo 45 de la NFIRPF, atendiendo al año en que sean abonados (y también influirán en la aplicación de los coeficientes de abatimiento de la disposición transitoria de la NFIRPF que, eventualmente, proceda aplicar -si se cumplen los requisitos exigidos para ello-).

Enlaces

Consulta completa

Volver