saltar al contenido

Logo de la Diputación
 
 

Estás en:

Gure Gida

Información


www.bizkaia.eus/guregida


Consultas Nº Identificación: 900005867

Tributación de la disolución de gananciales con exceso de adjudicación, un cónyuge se queda con la vivienda y le abona en metálico al otro cónyuge.

En la medida en que se produce un exceso de adjudicación porque uno de los cónyuges se atribuye bienes y derechos con un valor superior a su cuota de participación en la sociedad, está “comprando” bienes que no le pertenecen. Al que no tiene exceso de adjudicación se le producirá una alteración en la composición de su patrimonio (del que podrá obtener una ganancia o pérdida patrimonial), ya que percibe un pago en compensación de parte del patrimonio de la sociedad de gananciales que le corresponde.

Hay que tener presente que en la sociedad de gananciales los cónyuges participan por mitades en el conjunto de la masa ganancial, y no necesariamente al 50 por 100 de cada uno de los bienes que la conforman, habrá que determinar qué parte del inmueble en cuestión se adquiere con el pago compensatorio del exceso de, para lo cual, como regla general, y a falta de otras precisiones u acuerdos entre las partes, se distribuirá dicho pago en metálico entre los distintos bienes recibidos en la liquidación, en proporción a su valor de mercado al momento de la misma (de la liquidación), con lo que se obtendrá la parte del referido pago imputable a la vivienda y el valor de adquisición de la cuota de la misma adquirida en esa fecha. Posteriormente, se dividirá esta parte de la compensación imputable al inmueble entre el valor de mercado de éste (determinado, igualmente, al momento de la liquidación) con objeto de obtener el porcentaje de la vivienda que se entiende adquirido en la fecha de disolución del matrimonio.

Para el cálculo de la variación patrimonial habrá que tener en cuenta que el citado bien ha sido adquirido por ella en dos momentos diferentes. En un primer momento, cuando se adquirió la vivienda para la sociedad de gananciales, por la parte de la misma recibida únicamente en compensación de su cuota de participación en ella, y en un segundo momento, a la disolución de la sociedad, por la parte del repetido inmueble adquirida mediante el pago compensatorio del exceso de adjudicación.

Enlaces

Consulta completa

Volver