saltar al contenido

Logo de la Diputación
 
 

Estás en:

Gure Gida

Información


www.bizkaia.eus/guregida


Instrucción de la Dirección Nº Identificación: 900004942

Modalidades de unidad familiar: artículo 98 de la Norma Foral 13/2013, de 5 de diciembre.

Es preciso distinguir dos grupos de unidades familiares:

  1. Las unidades familiares reguladas en el apartado 1 del artículo 98 de la Norma Foral 13/2013, de 5 de diciembre. Se trata de las unidades integradas por ambos cónyuges, con o sin hijos, o por los dos miembros de las parejas de hecho constituidas conforme a lo dispuesto en la Ley 2/2003, de 7 de mayo (igualmente, con o sin hijos). La conformación de esta modalidad de unidad familiar no admite excepciones, aun cuando alguno de los cónyuges o miembros de la pareja de hecho tenga hijos de relaciones anteriores. Estos últimos también pueden quedar incluidos en esta modalidad de unidad familiar, toda vez que en el apartado 1 del artículo 98 de la Norma Foral 13/2013, de 5 de diciembre, no se exige que los hijos que integran dichas unidades familiares deban ser necesariamente comunes a ambos cónyuges, o miembros de la pareja de hecho, sino que únicamente requiere que se trate de hijos menores (excepto los que, con el consentimiento de los padres, vivan independientes de éstos), o mayores de edad incapacitados judicialmente sujetos a patria potestad prorrogada o rehabilitada.
  2. Las unidades familiares del apartado 2 del mismo artículo, entre las que se incluyen los supuestos de:
    • separación legal y de
    • inexistencia del vínculo matrimonial o pareja de hecho constituida conforme a lo dispuesto en la Ley 2/2003, de 7 de mayo; entendiendo que se produce en los casos de parejas de hecho no inscritas o de disolución del matrimonio, pudiendo producirse ésta por nulidad, divorcio, fallecimiento o declaración de fallecimiento.

      En los supuestos incluidos en este apartado b), la unidad familiar estará formada por uno de los progenitores y todos los hijos menores, independientemente de con quién convivan. Si existiese otro progenitor, éste no formará parte de la unidad familiar. La atribución de todos los hijos a uno u otro progenitor a los efectos de formar la unidad familiar se efectuará por acuerdo de los padres. Si no constara este acuerdo, sólo podrá constituir unidad familiar con los hijos el progenitor que tenga atribuido su cuidado de forma exclusiva por resolución judicial. En este supuesto, podrán existir dos unidades familiares, cada una de las cuales estará conformada por el progenitor y todos los hijos cuyo cuidado tenga atribuido en exclusiva.

      Cuando, al menos, uno de los progenitores haya contraído matrimonio (o se haya constituido como pareja de hecho con otra persona), los hijos de relaciones anteriores deben atribuirse a una u otra unidad familiar (a la del padre o a la de la madre, ya sean biparentales o monoparentales), según los mismos criterios fijados en la Norma Foral 13/2013, de 5 de diciembre, para los casos de separación legal de los padres, o de ausencia de matrimonio o pareja de hecho. De forma que la totalidad de los hermanos de doble vínculo se integrarán en una u otra unidad familiar, según acuerdo de los padres (o constituirán unidad familiar con uno u otro). Si no constara este acuerdo, los hijos se integrarán en la unidad familiar del progenitor que tenga atribuida su guarda y custodia exclusiva en virtud de resolución judicial (o constituirán unidad familiar con él, según el caso). En este supuesto, si cada uno de los progenitores tiene atribuida la guarda y custodia exclusiva de parte de los hijos, a los efectos que nos ocupan, dichos progenitores deberán asignar a su unidad familiar los hijos cuyo cuidado exclusivo tengan encomendado por resolución judicial.

      A los efectos de lo previsto en los dos párrafos anteriores, el acuerdo entre los progenitores podrá acreditarse por cualquier medio de prueba admitido en derecho y, como ya se ha indicado, si no constara fehacientemente dicho acuerdo, sólo podrá constituir unidad familiar con los hijos aquél que tenga atribuido su cuidado de forma exclusiva por resolución judicial.

      En los casos de existencia de hermanos de vínculo sencillo, la regla de atribución conjunta de todos los hijos a uno solo de los progenitores por acuerdo de ambos (o, en su defecto, atendiendo a quién tenga atribuido el cuidado de los mismos de manera exclusiva), únicamente resulta aplicable al conjunto de los hijos comunes a cada pareja (a los hermanos de doble vínculo), ya que, lógicamente, cada progenitor sólo puede influir en la tributación (o en la integración en una unidad familiar o en otra) de sus propios hijos, pero no en la de terceros.

      Con independencia de lo dispuesto en el artículo 79.6 de la Norma Foral 13/2013, de 5 de diciembre, relativo a la deducción por descendientes, las personas vinculadas al contribuyente por razón de tutela o de acogimiento formalizado ante la entidad pública con competencia en materia de protección de menores no se asimilan a los hijos a efectos de la determinación de la unidad familiar.

Enlaces

Más información

Páginas relacionadas

Modalidades

Volver