saltar al contenido

Logo de la Diputación
 
 

Estás en:

Gure Gida

Información


www.bizkaia.eus/guregida


Instrucción de la Dirección Nº Identificación: 900001744

Artículo 32.2 de la Norma Foral 13/2013 : arrendamientos distintos de los de vivienda. Gastos por amortización, reparación y mejora

Gastos de amortización .

A la vista de la línea interpretativa fijada por el Tribunal Superior de Justicia del País Vasco y por el Tribunal Económico Administrativo Foral de Bizkaia, puede deducirse de los rendimientos de capital inmobiliario el importe del deterioro sufrido por el uso o por el transcurso del tiempo en los bienes de los que procedan los rendimientos, incluso en el caso de que los mismos hayan sido adquiridos a título lucrativo.

Gastos de reparación y conservación con destino al alquiler.

Los gastos de reparación y conservación de inmuebles no destinados a cubrir la necesidad permanente de vivienda del arrendatario que no estén efectivamente arrendados, pero en los que se incurra con la finalidad de volver a arrendarlos, tendrán la consideración de gastos deducibles para la determinación del rendimiento neto del capital inmobiliario en el ejercicio en el que sean soportados por el contribuyente (si bien debe recordarse que la suma de los gastos deducibles no puede dar lugar, para cada inmueble, a un rendimiento neto negativo).

A estos efectos, deberá existir una correlación entre los citados gastos de conservación y reparación y los ingresos derivados del posterior arrendamiento de los inmuebles de que se trate. Lo que supone que las reparaciones y actuaciones de conservación efectuadas han de ir dirigidas exclusivamente a la futura obtención de rendimientos del capital inmobiliario (a través del arrendamiento o de la constitución o cesión de derechos de uso y disfrute) y no al disfrute, siquiera temporal, de los inmuebles por sus titulares.

En cuanto a los gastos fijos y habituales (comunidad, IBI, etc.), y a los derivados del uso de las instalaciones del inmueble (como la luz, el agua, etc.), atendiendo a la necesaria correlación que ha de existir entre los gastos y los ingresos, únicamente resultarán deducibles los importes correspondientes a los períodos en los que los inmuebles en cuestión se encuentren efectivamente arrendados. De modo que no resultarán deducibles las cuantías imputables a los períodos de tiempo en los que los inmuebles de que se trate se encuentren desocupados.

Enlaces

Instrucciones de la Dirección General

Más información

Volver