saltar al contenido

Logo de la Diputación
 
 

Estás en:

Gure Gida

Información


www.bizkaia.eus/guregida

Preguntas frecuentes Nº Identificación: 900003533

¿Cuáles son las novedades normativas del Impuesto de Sociedades en el ejercicio 2019?

El programa de ayuda desarrollado por el Departamento de Hacienda y Finanzas de la Diputación Foral de Bizkaia para la confección de la autoliquidación del Impuesto sobre Sociedades correspondiente al ejercicio 2019 va a tener varias modificaciones derivadas de las novedades en materia tributaria recogidas en la Norma Foral 2/2018 de 21 de marzo, en el Decreto Foral Normativo 3/2020, de 28 de abril y en el Decreto Foral Normativo 4/2020, de 5 de mayo, además de por la entrada en vigor de la nueva Norma Foral 4/2019, de 20 de marzo, de régimen fiscal de las entidades sin fines lucrativos y de los incentivos fiscales al mecenazgo.

La NF 2/2018 acometió una reducción progresiva de los tipos generales del impuesto, pasando, en el caso de las medianas y grandes empresas, del 28 por ciento aplicable al 26 por ciento en 2018 y al 24 por ciento en 2019. En el caso de las micro y pequeñas empresas, el tipo impositivo aplicable pasó del 24 al 22 por ciento en 2018 y será del 20 por ciento en 2019.
Complementariamente a esta reducción, se elevaron, también progresivamente, los porcentajes de tributación por cuota mínima, destacando los correspondientes a las entidades que tributan a los tipos generales, que, en el ejercicio 2019, se sitúan en el 17 por ciento para las grandes y medianas empresas, y en el 15 por ciento para las pequeñas empresas y microempresas.
Esta misma Norma Foral, redujo la compensación tributaria por las dificultades inherentes a su dimensión, prevista en el apartado 4 del artículo 32 de la norma del impuesto para las microempresas, al 15% de su base imponible positiva en el ejercicio 2018 y al 10% a partir del ejercicio 2019.

La gran novedad de esta campaña es la creación de una Deducción extraordinaria, derivada de la especial situación económica provocada por la crisis de la COVID-19, y la consecuente necesidad de las empresas de obtener los recursos precisos para el mantenimiento y la recuperación de la actividad económica. Como mecanismo de alivio ante esta situación, el apartado Uno del artículo primero del DFN 4/2020 del 5 de mayo, establece una deducción extraordinaria aplicable en la declaración del Impuesto sobre Sociedades del ejercicio 2019, que permite a los contribuyentes que acrediten una reducción sustancial de su actividad y rendimientos, disponer de una cantidad de hasta el 60 por 100 de la cuota efectiva de este impuesto para las finalidades que a continuación se enumeran: la compensación de la base imponible negativa generada en 2020, la realización de inversiones en activos no Corrientes nuevos, la realización de proyectos de I+D+i o la financiación de los realizados por otros contribuyentes al amparo de lo previsto en el artículo 64.bis de la Norma Foral del Impuesto sobre Sociedades, la creación de empleo o el fomento del emprendimiento en microempresas, pequeñas o medianas empresas.
La aplicación de esta deducción sólo será posible para las sociedades que tengan explotación económica en el sentido de lo dispuesto en el artículo 13.4 de la Norma Foral 11/2013, de 5 de diciembre, del Impuesto sobre Sociedades, que no tengan la consideración de patrimoniales, tengan resultado contable positivo en 2019 y que no tributen en régimen de consolidación fiscal, además haber disminuido su actividad y resultados, dentro de unos parámetros que recoge la normativa, y de no distribuir beneficios durante 2020 y 2021. El programa solicitará determinados datos y la suscripción del compromiso de no reparto de dividendos para permitir practicar dicha deducción.

Adicionalmente, y como consecuencia de la entrada en vigor de la Norma Foral 4/2019, de 20 de marzo, de régimen fiscal de las entidades sin fines lucrativos y de los incentivos fiscales al mecenazgo, se modifican los porcentajes de deducción por los donativos y aportaciones hechos a estas entidades y a las actividades consideradas prioritarias en el Territorio Histórico Bizkaia, que pasan al 30 y al 45% respectivamente, y se crea otra deducción del 15% de los gastos e inversiones realizados en cumplimiento de los Programas de apoyo a acontecimientos de excepcional interés público aprobados por la Diputación Foral de Bizkaia, según se recoge en el artículo 43 de dicha Norma. Simultáneamente, estos donativos y aportaciones dejan de tener la consideración de gasto fiscalmente deducible.

Otra de las modificaciones en esta campaña deriva del apartado Sexto del artículo 3 del Decreto Foral Normativo 3/2020, de 28 de abril, por el que se aprueban determinadas modificaciones en materia tributaria, que permite a las micro y pequeñas empresas, que no se acojan a regímenes especiales, optar por la ampliación de plazo de la presentación del impuesto cumpliendo determinadas condiciones, una de las cuales es haber aprobado sus cuentas anuales en un plazo posterior al de los 6 meses siguientes a la finalización del periodo impositivo al que correspondan, en aplicación de lo dispuesto en el artículo 40 del Real Decreto-ley 8/2020, de 17 de marzo, de medidas urgentes extraordinarias para hacer frente al impacto económico y social del COVID-19. Es por ello que, en el programa de este ejercicio, habrá que hacer constar la fecha de aprobación de las cuentas anuales del ejercicio que se está presentando, o si se está presentando el impuesto sin haber aprobado aún dichas cuentas, para comprobar si la presentación se está realizando en plazo voluntario.

Para aquellos contribuyentes que, igualmente, con motivo de haberse acogido a lo dispuesto en el citado Real Decreto-ley, hayan aprobado sus cuentas anuales en un plazo posterior al de los 6 meses siguientes a la finalización del periodo impositivo al que correspondan, pero que no se acojan efectivamente a la ampliación de plazo del DFN 3/2020, se ha posibilitado, mediante el artículo segundo del DFN 7/2020, de 16 de junio, que, si a la finalización del plazo voluntario de la autoliquidación, las cuentas anuales no hubieran sido aprobadas por el órgano correspondiente, realicen la autoliquidación con las cuentas anuales disponibles a esa fecha. Y, en caso de que la autoliquidación del Impuesto que deba resultar con arreglo a las cuentas anuales finalmente aprobadas por el órgano correspondiente difiera de la presentada anteriormente, deberán presentar una nueva declaración con las cifras definitivas, con plazo hasta el 25 de noviembre. Si esta nueva declaración da como resultado una cantidad a pagar o a devolver distinta, tendrá el carácter de complementaria, con las particularidades recogidas en el art. 2.Dos.

Y, finalmente, en línea con el plan para la implantación de un sistema informático que garantice la trazabilidad e inviolabilidad de los registros que documenten las entregas de bienes y prestaciones de servicios y que cumplan la llevanza de un libro registro de operaciones económicas en la sede electrónica de la Diputación Foral de Bizkaia, está previsto el establecimiento de un incentivo fiscal, de carácter transitorio, para reducir el coste de esta adaptación al Proyecto BATUZ. Los contribuyentes obligados a la utilización de un sistema informático que cumpla los requisitos del artículo 122bis de dicha Norma Foral, tendrán derecho a una deducción en la cuota íntegra del 30% del importe de las inversiones y gastos realizados en el año 2020 relacionados con su implantación, según las especificaciones y limitaciones establecidas en la que será la Disposición Transitoria 25ª de la Norma Foral 11/2013 del Impuesto sobre Sociedades. El programa ha previsto ya la aplicación de esta deducción, pero sólo será admisible para gastos e inversiones realizados en fechas de 2020.

Enlaces

Más información

Páginas relacionadas

Novedades del programa de ayuda


Nota

Esta Pregunta-Respuesta carece de efectos vinculantes para la Hacienda Foral de Bizkaia, teniendo el carácter de mera información.

Volver

 

enviar por e-mail