saltar al contenido

Logo de la Diputación
 

Estás en:

¿Qué dice la ley?

Información

Vamos a destacar los principales aspectos sobre la normativa de circulación relacionada con el vehículo ciclo. A este respecto, habremos de referirnos, principalmente, a los preceptos legales referidos a la bicicleta y contenidos en la Ley de Tráfico, Circulación y Seguridad Vial; y en sus Desarrollos Reglamentarios Generales de Circulación y de Vehículos (aprobados mediante los correspondientes Reales Decreto).

Las Vías Ciclistas cuentan con expreso reconocimiento jurídico

Identificados inicialmente bajo el término de "caminos" en general, las vías ciclistas adquieren carta de naturaleza con la entrada en vigor de la Ley 19/2001, de 19 de diciembre, de reforma del Texto Articulado de la Ley sobre tráfico, circulación de vehículos a motor y seguridad vial, si quiera sea a los meros efectos de su denominación, definición y tipificación.

En concreto, a partir de la entrada en vigor de la referida reforma legal queda explícitamente articulado lo que debe entenderse por Vía-Ciclista; Carril-Bici; Carril-bici protegido, Acera-bici, Pista Bici y Senda Ciclable.

Posteriormente, dicha consideración y clasificación han seguido estando incorporadas al cuerpo normativo de la ley de  tráfico e incluidas, por tanto, en el Texto Refundido donde se integran, debidamente regularizados, aclarados y armonizados, el texto articulado de la Ley sobre Tráfico, Circulación de Vehículos a Motor y Seguridad Vial, aprobado por el Real Decreto Legislativo 339/1990, de 2 de marzo, y las leyes que lo han modificado, incluidas las disposiciones de las leyes modificativas que no se incorporaron a aquél. Ver a estos efectos el Anexo l sobre conceptos básicos del Real Decreto Legislativo 6/2015, de 30 de octubre, por el que se aprueba el texto refundido de la Ley sobre Tráfico, Circulación de Vehículos a Motor y Seguridad Vial.

Real Decreto Legislativo 6/2015, de 30 de octubre (BOE nº 261 Sábado, 31 octubre 2015)

RDL 6/2015 Refundido Ley de Tráfico BOE (1,1 MB)

Vías Ciclistas: definición y tipologías

Si bien en el argot popular tendemos a denominar de un modo genérico a este tipo de infraestructuras como "bidegorris" o "carriles bici", lo cierto es que, tanto jurídicamente como técnicamente, existen una serie de diferencias que la Ley se encarga de recoger, sirviendo además de unificación de criterios semánticos a la hora de nombrar o referirse a la distinta tipología de infraestructuras ciclables, logrando evitar, en parte, esa situación de indefinición jurídica que existía con relación a este tipo de viales para las bicicletas. Así, según la Ley, existe la siguiente casuística:

  • Vía ciclista: Vía específicamente acondicionada para el tráfico de ciclos, con la señalización horizontal y vertical correspondiente, y cuyo ancho permite el paso seguro de estos vehículos.
  • Carril-bici: Vía ciclista que discurre adosada a la calzada, en un solo sentido o en doble sentido.
  • Carril-bici protegido: Carril-bici provisto de elementos laterales que lo separan físicamente del resto de la calzada, así como de la acera.
  • Acera-bici: Vía ciclista señalizada sobre la acera.
  • Pista-bici: Vía ciclista segregada del tráfico motorizado, con trazado independiente de las carreteras.
  • Senda ciclable: Vía para peatones y ciclos, segregada del tráfico motorizado y que discurre por espacios abiertos, parques, jardines o bosques.

Una clasificación que ciertas ordenanzas municipales y normativas técnicas de ámbito supramunicipal (como Bizkaia, por ejemplo) han complementado con algunas otras soluciones tipo de itinerarios ciclables posibles (o con preferencia para la movilidad en bicicleta), como las ciclocalles o vías señalizadas compartidas, carriles bus-bici y arcenes-bici, por ejemplo. Al igual que se ha profundizado en la diferenciación de casuísticas diferentes dentro de algunas de las tipologías establecidas por la propia Ley de Tráfico (véase, la senda acera-bici, la pista acera-bici o la acera-bici compartida para el caso de las Acera-bici, por ejemplo).

Catálogo de Vías para la circulación ciclista (itinerarios ciclables) (531 KB)

El ABC sobre las normas de circulación de las bicicletas

Vamos a recordar las normas básicas de tráfico que afectan a la circulación en bicicleta que, con todo, han de sustanciarse en un principio preliminar básico:

"Quienes circulen en bicicleta deberán cumplir las normas generales de circulación, y adoptar las medidas adecuadas para garantizar la convivencia y la seguridad en la vía con el resto de vehículos, y también con los peatones".

La actual normativa de circulación establece que la circulación en bicicleta ha de guardar las siguientes normas:

  • Circular orillados a la derecha en carretera y centrados en poblado.

    Las bicicletas circularán por el arcén de su derecha si este fuera transitable y suficiente y, si no lo fuera, utilizarán la parte imprescindible de la calzada, más aún en descensos prolongados con curvas. En calles urbanas, por el contrario, y sujetos a cada normativa municipal, podrán circular más centrados en el carril, preferiblemente el derecho, siendo lo recomendable a nivel de preservar su seguridad, y orillándose, llegado el caso, para favorecer los adelantamientos.

  • Las bicicletas podrán circular en paralelo y en grupo en carretera.

    Quienes circulen en bicicleta están autorizadas a hacerlo en posición paralela, en columna de a dos, atendiendo a las circunstancias de la vía o a la peligrosidad del tráfico, orillándose, eso sí, todo lo posible al extremo derecho de la vía. No obstante, están obligados a colocarse en hilera en tramos sin visibilidad o cuando formen aglomeraciones de tráfico para favorecer los adelantamientos. Las bicicletas que discurren formando un grupo, habrán de extremar la atención para evitar alcances entre ellas, pudiendo efectuar adelantamientos entre sí, siempre que no superen la columna de a dos.

  • Guarda de seguridad en adelantamientos.

    En las maniobras de adelantamiento a ciclistas fuera de poblado, la distancia lateral mínima obligatoria a garantizar por parte de los vehículos motorizados debe ser superior a 1,50 m., pudiendo realizarse la maniobra, aun existiendo línea continua, solo cuando no se generen situaciones de riesgo (entre ellas, el poner en peligro o entorpecer a ciclistas que circulen en sentido contrario), debiendo el vehículo motorizado ocupar durante la maniobra parte o la totalidad del carril contiguo de la calzada, a fin de garantizar la distancia de seguridad mínima. Si la maniobra de adelantamiento tiene lugar en poblado o núcleo urbano, esa distancia lateral de seguridad será la necesaria para garantizar la seguridad ciclista, y proporcional a la velocidad y a la anchura y características de la calzada. Las infracciones a esta norma de adelantamiento tienen la consideración de graves.

  • Uso del Casco.

    Está prohibido ir en bici sin casco de protección homologado si no has cumplido 16 años, da igual dónde y da igual la bici que lleves (aunque vayas en "ruedines" también, no hay excepción). En vías interurbanas TODAS las personas ciclistas con casco obligatoriamente, con las excepciones de fuerte calor o cuesta prolongada. Quienes circulen sin el casco obligatorio se arriesgan a pagar 200 euros de sanción (además del riesgo que representa para su seguridad).

  • Uso de aceras.

    Por norma, está prohibida la circulación, parada y estacionamiento de toda clase de vehículos en aceras y zonas peatonales, también bicicletas. No obstante, los municipios, a través de sus ordenanzas municipales podrán regular su circulación siempre que exista una vía ciclista sobre la acera, es decir, una acera-bici convenientemente señalizada, u ordenarla en zonas peatonales, así como regular su parada y el estacionamiento guardando, en todos los casos, que no se perjudique ni se entorpezca el tránsito de los peatones por ellas.

  • Prioridad de paso.

    Las bicicletas tienen prioridad de paso, respecto a los vehículos motorizados, cuando se circula por un carril bici, paso para ciclistas o arcén debidamente señalizado, así como cuando se accede a una vía tras un giro permitido y haya una persona ciclista en sus proximidades. Así mismo, mantendrán esa prioridad cuando circulando en grupo (tras su consideración como una única unidad móvil), la primera bicicleta haya iniciado ya el cruce o haya entrado en una glorieta y en el resto de casos aplicables de las normas generales sobre prioridad de paso entre vehículos. No obstante, en circulación urbana se estará a lo dispuesto por la ordenanza municipal correspondiente.

    Cuando una persona ciclista atraviesa un paso de peatones montado en su bicicleta no es considerado peatón (solo sería así si llevara la bicicleta en la mano) y, por lo tanto, no tiene preferencia; por lo que caso de ser atropellado sería alguien que cometió una infracción.

  • Maniobras de giro a la izquierda.

    Para las maniobras de giro a la izquierda en vías interurbanas, si no existe un carril especialmente acondicionado para el giro, las bicicletas habrán de realizarlo siempre desde la derecha, y desde fuera de la calzada siempre que sea posible, iniciándolo cuando la circulación lo permita. El incumplimiento de esta norma tendrá la consideración de grave. En zonas urbanas se podrá realizar la maniobra desde el carril por el que circulamos, tomando posiciones para el giro, avisando del mismo al resto de vehículos y siempre que se pueda realizar con seguridad (y nos lo permita la circulación y preferencias del resto de vehículos).

  • Velocidad ciclista.

    Las bicicletas están sujetas a los límites de velocidad establecidos en cada momento de la vía (su incumplimiento tiene la consideración de infracción grave), pudiendo, eso sí, circular por debajo de la velocidad mínima exigida para el resto de vehículos. Igualmente, la normativa establece una velocidad máxima fuera de poblado de 45 km/h que, no obstante, podrán superarse en aquellos tramos en los que las circunstancias de la vía aconsejen desarrollar una velocidad superior, como en los descensos prolongados.

  • Hay que hacerse visible.

    De noche, se te tiene que ver desde una distancia de 150 metros, como mínimo. Por ello, cuando la visibilidad es mala, cuando oscurece y al entrar en túneles, es obligatorio el uso de un reflectante trasero no triangular rojo (catadióptrico) y luces de posición (delantera blanca y trasera roja); y en carretera, además, alguna prenda reflectante homologada (pudiendo usar también chaleco de seguridad). No cumplir esta norma tiene la calificación de falta leve. Es asimismo obligado disponer de un timbre, prohibiéndose el empleo de otro aparato acústico distinto de aquel.

  • Transportar menores y remolques.

    Las bicicletas conducidas por una persona mayor de edad podrán transportar una menor de hasta siete años en un asiento adicional homologado, bien sujeto y con casco. Igualmente, podrán arrastrar un remolque o semirremolque, incluso en carretera, siempre que no superen el 50% de la masa en vacío de la bici y se circule de día y en condiciones que no disminuyan la visibilidad, así como que la velocidad a la que se discurra en esas condiciones no se vea reducida más de un 10% respecto a la velocidad genérica para ciclos, y que en ningún caso transporten personas en el vehículo remolcado.

  • Prohibido circular utilizando auriculares y dispositivos de telefonía móvil.

    Está prohibido circular utilizando auriculares y dispositivos de telefonía móvil, cascos o instrumentos similares. Su incumplimiento está considerado como falta grave.

  • Prohibido ingerir sustancias que interfieran en la conducción ciclista.

    No se podrá circular en bicicleta con una tasa de alcohol en sangre superior a 0,5 gramos por litro, o de alcohol en aire espirado superior a 0,25 miligramos por litro, ni tomar estupefacientes, psicotrópicos, estimulantes y otras sustancias análogas, entre las que se incluyen los medicamentos u otras sustancias bajo cuyo efecto se altere el estado físico o mental apropiado para circular sin peligro.

  • Prohibido en autopistas, posible en autovías autorizadas.

    Está prohibida la circulación ciclista en autopistas, siendo posible su autorización en autovías, salvo que se señalice su prohibición (y se informe del itinerario alternativo) por razones justificadas de seguridad, estando obligado, llegado el caso de su autorización, a hacerlo solo si se es mayor de 14 años y se circula por el arcén, sin invadir la calzada en ningún caso. Infringir esta norma tiene la consideración de falta grave.

Para visualizar estos ficheros necesita el programa gratuito Adobe Reader

 
 

enviar por e-mail