Logo de la Diputación

Bizkaiko Foru Aldundia - Diputación Foral de Bizkaia

Idiomas


logotipo Observatorio Violencia de Género en Bizkaia logotipo Diputación Foral de Bizkaia logotipo Diputación Foral de Bizkaia
BOLETÍN N.º 57, noviembre 2020
 
 
INICIO TEMAS EL OBSERVATORIO EN RED TOMA NOTA
 herramientas
GRAFICA
La Diputación Foral de Bizkaia ante la Trata con Fines de Explotación Sexual

La Declaración sobre la eliminación de la violencia contra la mujer de Naciones Unidas de 1993, señala la trata con fines de explotación sexual como un crimen de derecho internacional, una grave violación de los derechos humanos y una forma de violencia contra las mujeres. El Convenio de Estambul de 2011 la destaca como otra de las formas de violencia que sufren mayoritariamente las mujeres, que es necesario tener en cuenta y abordar institucional y socialmente. Con este objetivo, la Diputación Foral de Bizkaia (DFB) elaboró un diagnóstico y se encuentra desarrollando un plan de intervención social con víctimas y supervivientes de trata con fines de explotación sexual.

El Protocolo de Palermo para prevenir, reprimir y sancionar la Trata de Personas, especialmente mujeres y niñas/niños (Art. 3), que el Plan Foral tiene como referente de su enfoque, y el Consejo de Europa en el Convenio Europeo contra la Trata de Seres Humanos, de Varsovia el 16 de mayo de 2005 (Art. 4), define la Trata como la “captación, transporte, traslado, acogida o recepción de personas; a través de amenazas, uso de la fuerza, coacción, engaño, abuso de poder, abuso de una situación de vulnerabilidad, concesión o recepción de pagos o beneficios para obtener el consentimiento de una persona que tenga autoridad sobre otra; y con la finalidad de explotación”. Esta explotación puede referirse a realizar trabajos o servicios forzados, esclavitud o prácticas similares, servidumbre y extracción de órganos.

Entiende en todos los casos, que el consentimiento de la víctima es irrelevante cuando se utilice cualquiera de los métodos de engaño o coacción mencionados, y en el caso de los niños y niñas (menores de 18 años), aunque no se empleen medios de coacción o engaño.

  La Trata implica la intención de explotación persistente de las víctimas, que suelen resultar gravemente afectadas y sufrir nuevas victimizaciones y formas de abuso
Se destacan los siguientes aspectos:

Consentimiento: Incluso si inicialmente las víctimas consintieron, esto ha perdido todo su valor por la coacción, el engaño o el abuso de los traficantes.

Explotación: Además de un traslado de un lugar a otro, la Trata implica la intención de explotación persistente de las víctimas, que suelen resultar gravemente afectadas y sufrir nuevas victimizaciones y formas de abuso.

Transnacionalidad: No es un requisito, pues puede darse siendo las víctimas desplazadas dentro del mismo Estado, como ya se han identificado numerosos casos, tanto dentro de España como en el resto. Incluso, puede haber mujeres tratadas que no se muevan de un contexto geográfico.

La trata de personas con fines de explotación sexual (TFES) incluye como mínimo la derivada de la prostitución y de otras formas de explotación sexual. Se da en todo el mundo, tanto en los países de origen de la trata, en los de tránsito y en los de destino y representa un 67% del total de las personas tratadas identificadas en la Unión Europea.

  …es la situación de trabajo forzado y de prácticas de esclavitud la que determina su condición de víctimas, no su actividad

Las víctimas, en su gran mayoría mujeres, provienen principalmente de países en vías de desarrollo y viven situaciones de vulnerabilidad, son captadas con el engaño de desempeñar trabajos de diversos tipos, e incluso en ocasiones explícitamente la prostitución, pero desconocen las condiciones finales de explotación, privación de libertad y coacción a las que serán sometidas.

En cualquier caso, es la situación de trabajo forzado y de prácticas de esclavitud la que determina su condición de víctimas, no su actividad.


Conocimiento de la realidad


Como se recoge en el estudio “La trata de personas con fines de explotación sexual en la Comunidad Autónoma del País Vasco” del 2020 de Ararteko, existe una gran dificultad para detectar y aún mayor para identificar a las víctimas. Se estima que únicamente el 5% de los casos sale a la luz. La Red Española contra la Trata de Personas estima que entre 40.000 y 50.000 mujeres son explotadas sexualmente en España y de ellas se identifica un porcentaje mínimo.

Las dificultades para un mayor conocimiento nacen, por un lado de la complejidad del tipo delictivo, realizado por redes criminales, en las que en muchos casos están involucradas personas cercanas al entorno de la víctima, el uso de negocios tapaderas y la movilidad geográfica de las víctimas. Por otro, la víctima tiene serios obstáculos, en muchos casos para ser consciente de su situación de víctima por la manera en que se ha desarrollado todo su proceso, la imposibilidad de devolver la deuda que los tratantes le reclaman (entre 6.000 y 60.000 €) y por los condicionantes sociales y culturales de sometimiento, de origen.

Superados estos, ha de afrontar el temor a una posible devolución a su país de origen y/o a las serias represalias de los tratantes con ella misma y especialmente con sus familiares y entorno.

Otro serio obstáculo para que las mujeres víctimas de trata que ejercen la prostitución se decidan a denunciar, es que frecuentemente el entorno considera que los abusos sufridos por ellas son consecuencia natural de su decisión de ejercer la prostitución.

A nivel estadístico, no se dispone tampoco de datos homogéneos y estos se encuentran dispersos entre los que aportan las policías de víctimas identificadas, detecciones realizadas por asociaciones de ayuda y los estudios puntuales que se llevan a cabo.


Necesidades detectadas y el Plan de actuación foral

En base a los requisitos normativos y la situación actual, el reciente estudio de Ararteko incluye en sus conclusiones las necesidades de intervención en TFES:

  • La prevención, mediante la sensibilización social y la educación afectiva y sexual,

  • La adaptación de las políticas públicas contra la violencia machista y los servicios y recursos, a las necesidades de las víctimas, mediante formación especializada y la incorporación de esta línea de trabajo en los servicios de atención, y

  • El refuerzo de los procedimientos mediante la elaboración y mejora de los protocolos y los modelos de coordinación.
  …la atención a las mujeres y sus hijos e hijas no estará condicionado por la denuncia previa, bastarán los indicios ciertos de ser víctima de trata que los protocolos de intervención establecen

En esta misma línea, el Plan foral pretende abordar dos objetivos estratégicos: Garantizar una atención integral a todas las personas víctimas o posibles víctimas y sus hijos e hijas, y prevenir situaciones de discriminación que justifiquen, faciliten o invisibilicen esta dramática realidad, en la medida del alcance de las competencias forales.

Desde el inicio, dentro de la estrategia Goazen 2030 de la Diputación Foral de Bizkaia se incorporó la elaboración de un Plan de Trata. Posteriormente se encargó el estudio mencionado para obtener un cuadro de la situación respecto a datos, conceptos, normativa, competencias, agentes y sus actuaciones.

Se realizaron asimismo dos sesiones de trabajo en las que pudieron realizar aportaciones, expertas destacadas, representantes del Poder Judicial y Fiscalía, Fuerzas y Cuerpos de Seguridad, Emakunde y Gobierno Vasco, personal técnico de la propia Diputación, y entidades sociales y ámbito académico vasco.

El borrador del “Plan de Intervención Social con víctimas y supervivientes de trata con fines de explotación sexual” se presentó en 2018 y sobre él se trabajó con la participación de las distintas entidades sociales, agentes e instituciones implicadas. En estos momentos, la Diputación Foral de Bizkaia se encuentra retomando el trabajo iniciado.


Acceso al documento:

La trata de personas con fines de explotación sexual en la Comunidad Autónoma del País Vasco