Logo de la Diputación

Bizkaiko Foru Aldundia - Diputación Foral de Bizkaia

Idiomas


logotipo Observatorio Violencia de Género en Bizkaia logotipo Diputación Foral de Bizkaia logotipo Diputación Foral de Bizkaia
BOLETÍN OVGB N.º 43, enero 2017
 
 
INICIO EL OBSERVATORIO HERRAMIENTAS EN RED TOMA NOTA
 temas
Programa de Intervención Familiar Especializado en menores víctimas de violencia de género en la pareja

La Diputación Foral de Bizkaia pone en marcha un programa especializado para atender a menores que viven o han vivido una situación de violencia de género en sus familias.  

En nuestro país existen a día de hoy un gran número de niños y niñas que viven o han vivido en sus hogares una situación de violencia de género. Está suficientemente probado que en estas situaciones su desarrollo personal y social se ve afectado: condiciona su bienestar y su desarrollo, puede causar serios problemas de salud, convertirles en un instrumento para ejercer dominio y violencia sobre sus madres y favorecer la trasmisión intrageneracional de las conductas violentas sobre la mujer por parte de sus parejas o exparejas.

Menores con exposición a esta forma de violencia en sus familias (entorno, que precisamente debería ofrecerles protección y seguridad) se convierten también en víctimas directas de la misma, tal como se recoge en la disposición final tercera de la LO 8/2015, de 22 de julio, por la que se procede a la modificación de la LO 1/2004 de 28 de diciembre, de Medidas de Protección Integral contra la Violencia de Género. Así el primer apartado de la citada disposición modifica el apartado 2 del artículo 1 de la LO 1/2004, que queda redactado como sigue: “por esta ley se establecen medidas de protección integral cuya finalidad es prevenir, sancionar y erradicar esta violencia y prestar asistencia a  las mujeres, a sus hijos menores y a los menores sujetos a tutela, o guarda y custodia, víctimas de esta violencia.”

 

La violencia ejercida contra la madre, como principal figura de referencia de seguridad y protección, tiene consecuencias sobre el desarrollo biopsicosocial de cada menor

Estos cambios en la legislación tienen como antecedente el hecho de que desde hace ya algunos años y desde diferentes instancias se está poniendo la mirada en las hijas e hijos de las mujeres víctimas de violencia de género, dado que está suficientemente probado que la vivencia de estas situaciones daña  múltiples aspectos de su desarrollo personal y social, como se ha descrito en muchas publicaciones y estudios. Como ejemplo la organización no gubernamental Save the Children, en su informe “En la violencia de género no hay una sola víctima” publicado en febrero de 2011, estima que 800.000 menores sufren sus consecuencias actualmente en España. La organi­zación entiende que la violencia de género es una forma más de maltrato infantil y que las hijas y los hijos de las mujeres que sufren violencia de género son víctimas de la misma; víctimas porque dependen emocionalmente de sus personas cuidadoras y porque la violencia ejercida contra la madre, como principal figura de referencia de seguridad y protección, tiene consecuencias sobre el desarrollo biopsicosocial de cada menor, según señalan, entre otras voces, Barudy y Dantagnan:

“Los niños y niñas necesitan vincularse a un mundo que les proporcione un sos­tén afectivo que a su vez les permita desarrollarse en todas las áreas restantes”

Las investigaciones sobre la infancia coinciden en que para asegurar la salud mental de los niños y niñas, hace falta asegurarles lazos afectivos de calidad –de buen trato- incondicionales, estables y continuos. Como resultado de las situaciones de violencia de género, el vínculo maternofilial queda resentido y dañado en muchos de los casos, bien sea por ataques directos por parte del agresor a este vínculo, o por la repercusión que tiene en él y en la función marental el hecho de que la madre esté sometida a una situación de violencia de género (depresión, ansiedad, menor disposición emocional, daños en su salud, etc.).

Se incluyen también aquellas situaciones en las que, tras la separación de la pareja, continúa la exposición de las y los menores en alguna medida a situaciones de maltrato relacionadas con la separación o el divorcio en sus distintos momentos: interacción abusiva durante el régimen de visitas, manipulación de las y los menores, etc. Está de sobra comprobado también que la violencia a la que se exponen no cesa necesariamente tras la ruptura de la relación entre las personas adultas, sino que se perpetúa tras dicha ruptura de diferentes formas y en diferentes momentos (régimen de visitas, instrumentalización de los y las menores, etc.).

El hombre violento no cesa de ejercer la violencia tras la separación, detectándose que hasta el 60% de los padres separados violentos mantiene un alto nivel de conflicto y de abuso hacia la mujer durante el contacto que suponen las visitas con los hijos e hijas (Shepard, 1992). La violencia psicológica continúa y se prolonga indefinidamente a través de estas visitas, en la recogida y entrega de los y las menores, mediante amenazas, o utilizando las visitas como medio para mantener el contacto con la excónyuge o expareja (Hester, 1996; Rendell, 2000).

Es así como nos encontramos ante una realidad difícilmente cicatrizante, ya que los hijos e hijas de víctimas de violencia continúan reexperimentando el trauma durante las visitas con el agresor.

La situación de estos hijos e hijas víctimas de las situaciones de violencia de género, es equiparable a la de los niños y niñas que sufren maltrato. Las investigaciones muestran que la sintomatología que presentan los niños y niñas de quienes se ha abusado físicamente es bastante similar a la de quienes han sufrido violencia de género en la pareja. Resulta por ello necesario crear dispositivos específicos que atiendan de manera especializada a menores que provienen de estas familias.

 

El objetivo
general del programa es ofrecer una atención especializada a menores víctimas de violencia de género con el fin de reparar el daño causado

Programa especializado

Con este propósito desde el Servicio de Mujer e Intervención Familiar del Departamento de Empleo, Inclusión Social e Igualdad de la Diputación Foral de Bizkaia, se ha diseñado y puesto en marcha una nueva prestación: el “Programa de Intervención Familiar Especializado en menores víctimas de violencia de género”.

Este nuevo programa, iniciado el 1 de octubre de 2016, está  dirigido a niños, niñas y adolescentes, entre los 3 y los 18 años de edad, que viven o han vivido en contextos familiares de violencia machista.

El objetivo general del programa es ofrecer una atención especializada a menores víctimas de violencia de género con el fin de reparar el daño causado.

¿Qué se ofrece?

Se intervendrá sobre el impacto psicológico y sobre las secuelas que la exposición a la violencia les haya ocasionado así como en el vínculo maternofilial, potenciando a su vez los factores de protección.

En el programa se realiza una intervención personalizada teniendo como centro el bienestar del o la menor, y podrá ser intervención terapéutica o terapéutica y educativa conjuntamente. 

Se podrá atender también a sus madres (víctimas de violencia de género), a los padres no agresores o a familiares que convivan o a quienes afecte la situación, a los padres agresores que soliciten la intervención (previa valoración del posible riesgo para el bienestar del o la menor), y a los y las menores cuyas madres hayan sido asesinadas por sus parejas.

 

Las investigaciones sobre la infancia coinciden en que para asegurar la salud mental de los niños y niñas, hace falta asegurarles lazos afectivos de calidad (de buen trato) incondicionales, estables y continuos

Contenidos generales del programa

  • Valoración del daño en las hijas e hijos, así como observación directa (en la medida de lo posible), tanto del o la menor como de la interrelación con madre, padre, etc.:

    • Características del maltrato y abuso. Exploración del Ciclo de la violencia vivida tanto por hijos e hijas como por la madre, de los roles y estrategias adoptadas durante la vivencia de maltrato, etc.

    • Secuelas: emocionales, cognitivas y conductuales, sociales, académicas, en la salud física y psíquica…

    • Presencia o ausencia de factores de protección y/o de riesgo, tanto individuales como del entorno.

  • Reparación del daño mediante intervención que podrá ser directa o indirecta (cuando se haya valorado que la intervención directa resulta perjudicial o no es posible).

  • Valoración y reparación del daño en vínculo maternofilial.

  • Potenciar los factores de protección, fomentar la resiliencia, establecer vínculos que permitan esa resiliencia.

  • Intervención psicológica en crisis.

  • Elaboración de plan de protección cuando sea necesario, o derivación a las instancias competentes.

  • En caso de contacto con el agresor,  valoración del  riesgo que supone este contacto, siempre y cuando no medie una orden de protección dictada a favor de las y los menores hacia su padre.
  • Trabajo en resolución de conflictos, habilidades sociales, etc.

  • Evitar que puedan reproducir (en la actualidad o en el futuro) modelos de relación marcados por la violencia.

  • Asesoramiento a profesionales con implicación en el desarrollo y formación de las y los menores para la detección e  intervención.
  • Activar otras medidas o recursos si fuera necesario, o notificar a otras instituciones.

El programa ofrece una intervención flexible y adaptada a las particularidades de cada caso, teniendo en cuenta características personales, diferentes roles o género, factores de protección, factores de riesgo, empoderamiento en las niñas, nuevos modelos para las niñas, niños y adolescentes. Esta intervención podrá ser:

  • Intervención Terapéutica
  • Intervención Terapéutica-educativa de manera conjunta

¿A quién va dirigido?

Va dirigido a familias residentes en Bizkaia, cuyos hijos o hijas, con edades comprendidas entre los 3 y los 18 años, puedan beneficiarse de este tipo de atención.

 

Hasta el 60% de los padres separados violentos mantiene un alto nivel de conflicto y de abuso hacia la mujer durante el contacto que suponen las visitas con los hijos e hijas

¿Cómo acceder al programa?

Las solicitudes podrán presentarse a través de los Servicios Sociales municipales o entidades derivantes, o presentarse directamente al Servicio de Mujer e Intervención Familiar del Departamento de Empleo, Inclusión Social e Igualdad de la Diputación Foral de Bizkaia.

Los casos podrán ser derivados desde entidades judiciales o policiales, Servicios Sociales municipales y desde otras entidades o instituciones (Osakidetza, Educación, Módulos Psicosociales…). Además de aquellos casos que sean valorados desde el Servicio de Infancia, así como desde el Servicio de Mujer e Intervención Familiar de la Diputación Foral de Bizkaia.

Más información

Programa de Intervención Familiar Especializado en menores víctimas de violencia de género en la pareja

Dpto. de Empleo, Inclusión Social e Igualdad de la DFB
Servicio de Mujer e Intervención Familiar:
Tfno.: 946 083 581 / 946 083 574. Fax: 946 082 975
www.bizkaia.eus