Fuegos eléctricos

Las instalaciones eléctricas en malas condiciones suponen también un riesgo de incendios muy frecuente. Un cortocircuito o una pequeña chispa puede hacer prender un objeto cercano, haciendo el fuego imposible de controlar.

  • Evite sobrecargar los enchufes con muchos ladrones. Los cables eléctricos están preparados para soportar una potencia determinada que, si se rebasa, se sobrecarga la línea y se crea un punto de riesgo.
  • No realice empalmes eléctricos de forma inadecuada o provisional. Utilice preferentemente regletas en lugar de cinta aislante. En cualquier caso, no los oculte, ya que será imposible localizar una conexión defectuosa.
  • Deje suficiente espacio de ventilación en la parte posterior de los electrodomésticos empotrados y televisores, para que se disipe el calor.
  • Evite dejar aparatos encendidos por mucho tiempo, ya que puede producirse un calentamiento.
  • En caso de necesidad de cambiar un fusible, hágalo por otro equivalente.
  • Si no tiene los suficientes conocimientos evite manipular la instalación eléctrica de su domicilio ni los aparatos. Póngase en manos de un técnico competente.