saltar al contenido

Logo de la Diputación
 

Estás en:

II Plan Director 2013-2015

Información

La Diputación Foral de Bizkaia ha aprobado en Consejo de Gobierno el II Plan Director de la Cooperación de Bizkaia 2013-2015 con el principal objetivo de mantener "una verdadera política pública propia de cooperación al desarrollo descentralizada". El texto cuenta con un amplio consenso fruto de la participación de entidades del ámbito de la cooperación.

Poner en valor y asumir el compromiso de consolidar una verdadera política pública de cooperación descentralizada es la principal tarea del II Plan Director de Cooperación de Bizkaia 2013-2015 aprobado hoy en Consejo de Gobierno. Esta es la culminación de un proceso iniciado por la Diputación cuando se acuerda empezar a destinar parte del presupuesto de gestión propia a proyectos de cooperación y sensibilización y/o educación al desarrollo. El trabajo que desde hace más de una década se viene realizando en materia de cooperación para el desarrollo, tuvo un hito en 2009 con la aprobación del primer Plan Director de Cooperación 2009 - 2011. La definición de nuestra política en este terreno logró mejorar el impacto de las acciones apoyadas y también dotarles de una mayor coherencia, caracterizada por la lucha a favor de la equidad en el marco del desarrollo local. Así, la Diputación Foral de Bizkaia, tras más de 10 años de actuaciones y programas en materia de cooperación al desarrollo, ha mostrado su compromiso de solidaridad con las poblaciones más empobrecidas del mundo.

La agenda de la política foral de cooperación al desarrollo se centra en la consecución de una sociedad justa y cohesionada a través de seis principales objetivos:

  1. La superación de la pobreza y la desnutrición, que afecta de manera extrema a más de mil millones de personas en el mundo y particularmente a las mujeres.
  2. La eliminación de las desigualdades que se manifiestan en el ámbito de las relaciones entre hombres y mujeres, en la distribución de la renta, en la defensa de la diversidad cultural, y también en el respeto a las identidades sexuales.
  3. La preservación del medio ambiente, necesaria tanto desde el punto de vista práctico por sus consecuencias sobre los ecosistemas que habitamos, como desde el punto de vista cultural considerando el respeto debido a todo lo que forma parte de esos ecosistemas.
  4. La necesidad de establecer nuevas reglas de orden internacional que favorezcan una globalización social sensible a las demandas de la población más vulnerable.
  5. La construcción de una conciencia crítica sobre el actual estado de inequidades y pobreza que sirva para afrontar las causas que explican estos fenómenos. < de situaciones las a asociadas ir suelen que humanos derechos los vulneración y violencia contexto el en imprescindible paz, cultura una construcción>

La Diputación Foral de Bizkaia dedica este año 5.3 millones de euros a proyectos de derechos ciudadanos y cooperación. al desarrollo  Se trata del único territorio histórico que mantiene una política propia de cooperación. Para dar cauce a este potencial de trabajo mediante organizaciones del tercer sector social, entidades, ONGs..., la Diputación les dota de instrumentos como las convocatorias permanentes de Ayuda Humanitaria y de Emergencia, convocatorias de proyectos de desarrollo local en los pueblos del sur, convocatorias de sensibilización, formación, incidencia política, investigación y educación para el desarrollo a realizar en Bizkaia...

Ejes y señas de identidad de la cooperación en Bizkaia

Este Plan Director de la Cooperación de Bizkaia 2013-2015, tiene su antecedente en el Plan Director de la Cooperación Foral 2009-2011. Este último supuso el inicio de una política de cooperación ordenada en torno a tres ejes:

  1. El Desarrollo Humano Local: Búsqueda del desarrollo que considera el bienestar de las personas como fin último de todas las actividades.
  2. El Enfoque de Género: Un enfoque que tenga presente la necesidad de cambios en las relaciones entre mujeres y hombres, haciendo que la responsabilidad de esos cambios no resida sólo en las mujeres.
  3. La Educación para el Desarrollo: Un instrumento para el fomento, tanto en las sociedades del norte como en las del sur, de una conciencia crítica frente al estado de injusticias que dan lugar a la pobreza y a la desigualdad.

Tras la finalización de ese Plan Director de la Cooperación Foral 2009-2011, la Diputación considera que ha logrado dotar de una seña de identidad al trabajo en cooperación centrando los esfuerzos en la defensa de los derechos de las mujeres con implicación de estructuras representativas de las comunidades.

 
 

enviar por e-mail