saltar al contenido

Logo de la Diputación
 

Estás en:

Situación actual

Información

Determinados usos relacionados con la actividad ganadera extensiva, una de las actividades económicas más importantes del valle de Karrantza, pueden poner en riesgo el estado de conservación y la permanencia de los hábitats más característicos del LIC (Lugar de Importancia Comunitaria) Ordunte. Cambios en la gestión y la utilización de razas de mayor peso corporal han dado lugar a una presión excesiva difícil de soportar en determinados enclaves. Además, el uso del fuego para tratar de crear zonas de pastos ha ido mermando las formaciones arbóreas y arbustivas, con el consiguiente deterioro y empobrecimiento del suelo. Las elevadas precipitaciones en la zona, junto a las fuertes pendientes, el viento y el sustrato arenoso dan lugar a procesos erosivos muy fuertes.

Uno de esos fuegos, a finales de los años 80 del siglo pasado, dañó de manera importante la turbera de cobertor en el monte Zalama. En un 40% de su superficie la turba ardió completamente, lo que originó diversos taludes por los que se han dado continuas pérdidas de turba y agua, como consecuencia del efecto combinado de la erosión del viento, los arrastres de corrientes de agua superficiales y el pisoteo del ganado y excursionistas.

Por otra parte, los reiterados incendios en estos montes han dado lugar a bosques autóctonos muy homogéneos, con brotes provenientes de cepa y escasa capacidad de regeneración. Más recientemente, la expansión de las explotaciones forestales con especies exóticas ha mermado la superficie ocupada por los bosques naturales.

Esfuerzos de la Diputación Foral de Bizkaia

El 98,4% de la superficie de Ordunte está catalogada como Montes de Utilidad Pública, lo que supone la tutela pública del lugar, donde se han realizado fuertes inversiones en su mejora y conservación.

Debido a los frecuentes fuegos en estos montes, en la gestión se han integrado aspectos dirigidos a la prevención de incendios (desbroces, podas y dotación de infraestructuras, fundamentalmente) y la mitigación de sus efectos (prevención de la erosión y reposición de las masas arboladas dañadas). Coincidiendo con la designación en el año 2003 de Ordunte como lugar Natura 2000, se han reforzado otras líneas de trabajo que incluyen objetivos de recuperación y conservación de los valores naturales, como la restauración de la turbera del Zalama, la regeneración de los bosques autóctonos o el inventario, conservación y seguimiento de las poblaciones de especies de fauna y flora de interés comunitario y regional.

Las primeras intervenciones directas en la turbera del Zalama tuvieron lugar en el año 2009, con la creación de un cierre perimetral que logró eliminar el tráfico que la cruzaba e impedir la entrada de ganado. En 2010, se inició la restauración de las zonas de la turbera sin cubierta vegetal, cubriéndolas con geotextil para evitar los efectos de la erosión y posibilitar la regeneración de la vegetación propia del hábitat. El proyecto LIFE+ Ordunte Sostenible permitirá continuar con los trabajos de restauración emprendidos en la turbera.

En los últimos años, también se ha intervenido en las masas forestales para favorecer la regeneración natural de los hayedos, marojales, alisedas, etc., mediante selección de brotes, poda, plantación de enriquecimiento y cierres de exclusión de ganado.

La inversión en las actuaciones de conservación en el LIC Ordunte ha superado, en los últimos 10 años, los 3 millones de euros.

  • Ordunte logo
  • Life logo
  • Natura 2000 logo
 
 

enviar por e-mail