saltar al contenido

Logo de la Diputación
 

Estás en:

Acogimiento Residencial

Información

QUE ES

Acogimiento Residencial es un recurso que va dirigido a personas menores de edad en situación de desamparo o riesgo social grave, cuya Guarda o Tutela la ostenta la Diputación Foral de Bizkaia y proporciona a las personas menores de edad que han sido separados temporalmente de sus familias, una alternativa de convivencia adecuada a sus necesidades.

 Los centros de protección de personas menores de edad son un recurso más a disposición de los Servicios Sociales Especializados, que se ofrece como alternativa al medio familiar, cuando así lo determinen los intereses del niño, niña o adolescente. Estos centros deberán asumir la responsabilidad sobre el desarrollo integral del niño, niña o adolescente, garantizándole la adecuada satisfacción de sus necesidades básicas,  en un ambiente de seguridad y protección.

DESTINATARIOS

Personas menores hasta los 18 años, sobre los que la Diputación Foral de Bizkaia tiene asumida la tutela o guarda.

CRITERIOS

Cuando la entidad pública acuerde la acogida residencial de una persona menor de edad, teniendo en cuenta que es necesario que tenga una experiencia de vida familiar, principalmente en la primera infancia, procurará que la persona menor de edad permanezca internado durante el menor tiempo posible, salvo que convenga a su interés superior.

El acogimiento en el centro residencial conlleva, en la mayoría de las ocasiones, una intervención paralela en el medio socio-familiar de la persona menor de edad, trabajando con su familia de origen al objeto de prestar el apoyo necesario, para que supere la situación que motivó la adopción de la medida y el/la niño/a pueda retornar a su medio familiar, por lo tanto es objetivo prioritario posibilitar que los padres/madres puedan ejercer de forma adecuada el rol parental, proporcionando a sus hijos/hijas un cuidado adecuado de manera que se preserve la unidad familiar.

PROCESO

Una vez que la Comisión de Protección a la Infancia y la Adolescencia, acuerda el ingreso en un centro residencial, la Guarda de esa persona menor pasa a ejercerla el Director/a de dicho centro. Es entonces cuando se elaborará un Plan de Intervención Individualizado, que preste especial atención a la evaluación y abordaje de los déficits, carencias y traumatismos sufridos como consecuencia de la situación de desprotección.

PROGRAMAS DE ACOGIMIENTO RESIDENCIAL

Todos los centros están autorizados por la entidad pública competente en materia de menores y se realizan la inspección y supervisión de los mismos a los efectos de asegurar la protección de los derechos de las personas menores de edad.

La Diputación Foral de Bizkaia dispone de Centros Residenciales donde se desarrolla programas Básicos y especializados destinados generalmente a responder a las múltiples y diversas necesidades de los niños, niñas y adolescentes que acceden a la Red de Centros. Estos programas son los siguientes:

Programas generales:
  • Programa de acogida de urgencia. Se dirigirá a niños, niñas y adolescentes, cualquiera que sea su origen, cuya situación requiera una intervención inmediata;
  • Programa básico general. Constituirá el núcleo central y básico de cualquier programa de acogimiento residencial y permitirá responder, por sí mismo, a las necesidades de los niños, niñas y adolescentes de entre 4 y 18 años.
  • Programa de preparación a la emancipación. Preparará a las personas adolescentes, a partir de 14 años, a la vida independiente, en aquellos supuestos en los que no se prevea su integración en un núcleo familiar a la salida del recurso de acogimiento residencial, proporcionándoles un contexto de convivencia, con apoyo educativo, formativo y/o de orientación e incorporación laboral, que facilite su integración en la vida social.
  • Programa de emancipación. Preparará a las personas adolescentes, a partir de 16 años, a la vida independiente, en aquellos supuestos en los que no se prevea su integración en un núcleo familiar a la salida del recurso de acogimiento residencial, proporcionándoles un contexto de convivencia similar o próximo a la vida autónoma ordinaria, que podrá funcionar en régimen de autogestión, y que contará con un encuadre educativo, formativo y/o de orientación e incorporación laboral, con vistas a su integración efectiva en la vida sociolaboral.
  • Programa básico de atención a la primera infancia. Constituirá el núcleo central y básico del acogimiento residencial para niños y niñas de edades comprendidas entre 0 y 3 años, si bien este límite máximo de edad deberá flexibilizarse cuando se trate de grupos de hermanos y/o hermanas. Su aplicación tendrá carácter excepcional, debiendo limitarse a los casos en los que no resulte posible la atención en el marco de un acogimiento familiar o de un acogimiento familiar profesionalizado y deberá garantizarse una alternativa en el menor tiempo posible.
Programas especializados:
  • Programa especializado de atención a adolescentes con problemas de conducta: se dirigirá a adolescentes de entre 13 y 18 años, que presenten conductas particularmente disruptivas
  • Programa especializado de apoyo intensivo a adolescentes con graves problemas de conducta de entre 13 y 18 años, que presenten conductas reiteradas y gravemente disruptivas o antisociales que supongan un riesgo evidente de daños o perjuicios graves a sí mismos o a terceros o que pongan en grave riesgo su desarrollo integral.
  • Programa de Atención a menores extranjeros no acompañados: proporciona atención y apoyo a adolescentes mayores de 12 años, extranjeros no acompañados que presentan problemática de desprotección familiar total.

TIPOLOGIA DE RECURSOS DE ACOGIMIENTO RESIDENCIAL

  • Centros residenciales: núcleos de convivencia de capacidad comprendida entre 11 y 24 plazas, dotados de forma permanente, con personal educativo adecuado al número, edades y características de los niños, niñas y adolescentes atendidos.
  • Pisos de acogida: núcleos de convivencia ubicados en viviendas ordinarias, con una capacidad máxima de 10 plazas. Se estructuran como hogares funcionales, que requieren la presencia permanente personal educativo adecuado al número, edades y características de los niños, niñas y adolescentes atendidos.
  • Centros de preparación a la emancipación: núcleos de convivencia con una capacidad comprendida entre 9 y 30 plazas, con presencia permanente de personal educativo, que ofrecen un servicio de carácter asistencial y educativo, destinado a adolescentes mayores de 14 años, con el fin de facilitar la adquisición de las habilidades personales y sociales necesarias a una vida autónoma así como a apoyar un proceso formativo profesional orientado hacia su futura incorporación laboral.
  • Pisos de emancipación: equipamientos residenciales instalados en viviendas ordinarias que ofrecen un servicio de carácter asistencial y educativo destinado a adolescentes mayores de 16 años con el fin de facilitar su proceso de autonomía personal, social y laboral. Estos pisos podrán estar vinculados o próximos a centros residenciales, que les sirvan de estructura de apoyo. Su capacidad máxima será de 8 plazas. Podrán funcionar en régimen de autogestión, bajo la supervisión técnica, que podrá ser permanente, de un educador.
 
 

enviar por e-mail

 

Más información en internet:


Para visualizar estos ficheros necesita el programa gratuito Adobe Reader